Rodapié: por qué es importante y cómo combinarlo con la tarima

Sabemos que tarimas y rodapiés van de la mano pero, ¿somos conscientes de qué relación hay exactamente entre ellos? ¿Tenemos claro cómo combinarlos a la hora de comprar tarima flotante? A esas preguntas queremos responder precisamente en las próximas líneas.

Tenemos que empezar resaltando que el cometido del rodapiés es fundamentalmente estético. De todos modos, tiene otras muchas funciones que van mucho más allá de lo decorativo. Por ejemplo, el rodapiés sirve para proteger a la pared de golpes y rozaduras a la par de evitar que esta se manche cuando se pasa la fregona. También disimula el hueco entre el suelo y la pared para que el parquet tenga cierto margen para dilatar en caso de humedad. En Detecpa.2 podemos usar el rodapiés también para esconder desperfectos de la superficie.

Como te imaginarás, los rodapiés, también llamados zócalos, molduras o plintos, pueden estar fabricados de distintos materiales y responder a diversos estilos. Por ejemplo pueden estar hechos de madera maciza, de DM, ser sintéticos o hasta metalizados. Además, pueden tener un acabado lacado o podemos pintarlos del mismo color de la pared. Todo depende del presupuesto y de los gustos del cliente.   

Normalmente, los rodapiés tienen 7, 12 o 15 centímetros de altura. Cuánto más altos sean, más estilizan las estancias donde se colocan. Eso sí, la altura debe guardar relación con la altura del techo. Ten en cuenta que un rodapiés muy alto en una estancia de techos muy bajos provocará un efecto muy extraño. En cuanto al estilo decorativo, el rodapié puede ser recto, de cantos redondos, con molduras, de pecho paloma, etc.

Los rodapiés son aún más importantes en los espacios grandes y despejados. El material de la pared, así como su textura, acabado y color tienen mucho que ver con este elemento. La cuestión es decidir si queremos que este se mimetice o contraste con la pared. En cuanto a los pavimentos, los hay que permiten poner rodapié prolongando el propio material. Es el caso del linóleo o el PVC. También tienen importancia las puertas ya que son elementos que cortan el rodapié al llegar hasta el suelo. Por su parte, las escaleras pueden aparecer como prolongación del pavimento o ser elementos independientes del rodapié.

En definitiva, el rodapié cumple principalmente con dos funciones. Por un lado, proteger la esquina que se forma entre el suelo y la pared de la suciedad y los roces. Por otro, ya desde un punto de vista constructivo, permitir la dilatación de los materiales que forman el pavimento y ocultar las imperfecciones.  

por Detecpa.2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *